lunes, 24 de febrero de 2014

Alimentos que te ayudan a combatir el estrés

Cuando a nuestro cuerpo se le exige una carga extra de trabajo, físico o mental, el organismo agota las reservas de energía y, además, las reservas de algunas vitaminas y minerales imprescindibles para su adecuado funcionamiento. De hecho, después de un periodo de estrés las analíticas detectan bajos niveles de magnesio, vitaminas del grupo B, hierro o selenio.
Si tu vida diaria te conduce a situaciones de estrés, la alimentación es una de tus mejores aliadas, junto con el ejercicio físico.
Ningún nutriente puede en sí mismo atribuirse efectos antiestresantes, por lo que no, no hay “alimentos milagro”. Lo que si es cierto es que ciertos grupos de alimentos contribuyen a “preparar “a nuestro organismo para soportar mejor las consecuencias de las situaciones de estrés.
Os cuento  qué nos aportan y cuales son:
Vitaminas: La A, la C y la E y la B combaten directamente la formación de radicales libres. La A se encuentra en las zanahorias, el melón, el brócoli, las coles de Bruselas y las espinacas. La vitamina E está presente en frutos secos y aceites vegetales así como en los pescados azules.

La vitamina C está presente en los cítricos y en el brócoli, los pimientos, el melón y el tomate.
Las vitaminas del grupo B fortalecen el sistema nervioso central y tienen un efecto sedante. Se encuentran en la levadura de cerveza, lácteos, cereales, aguacate, repollo y judías verdes, así como en las carnes magras, sobre todo la ternera, el jamón serrano, el pollo o el pavo.

Minerales: Potasio, magnesio y calcio son imprescindibles porque preparan al organismo frente a las hormonas que el cuerpo segrega como respuesta al estrés. El magnesio se encuentra en frutos secos, cereales, semillas y verduras (puede desaparecer en la cocción, por eso es aconsejable consumir algunas crudas).

El calcio es conocido por su efecto relajante (Podéis ver  aquí un post dedicado a los mejores alimentos para dormir bien ). Entre los alimentos ricos en calcio están el plátano, las almendras, el germen de trigo, la levadura de cerveza y las semillas de girasol, así como yogures, leche semidesnatada y quesos (escoge los bajos en grasas).

Es importante que consumas alimentos frescos y naturales, por lo que olvídate de los platos precocinados durante una temporada. Incluso los zumos envasados tienen demasiados azúcares.

Para darte un capricho, nada mejor que un buen vino, o una cervecita.
Image and video hosting by TinyPic








2 comentarios:

  1. Hola Lupe, cada vez tu publicaciones son mas y mas interesantes!!! Un beso!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...